fbpx

Día 4 – La Virgen es Mediadora ante Jesús. P. Carlos Tejedor R.

Dios vino al mundo por medio de María y quiere que por su intermedio lleguemos  a Él.

ORACIONES DIARIAS

Veni, Creator Spiritus Ven Espíritu Creador; visita las almas de tus fieles.

Llena de la divina gracia los corazones que Tú mismo has creado.
Tú llamado Paráclito, don de Dios altísimo, fuente viva, fuego, caridad y espiritual unción.

Tú derramas sobre nosotros los siete dones; Tú el dedo de la mano de Dios, Tú el prometido del Padre, pones en nuestros labios los tesoros de tu palabra.
Enciende con tu luz nuestros sentidos, infunde tu amor en nuestros corazones y con tu perpetuo auxilio, fortalece nuestra frágil carne.
Aleja de nosotros al enemigo, danos pronto tu paz, siendo Tú mismo nuestro guía evitaremos todo lo que es nocivo.
Por Ti conozcamos al Padre y también al Hijo y que en Ti, que eres el Espíritu de ambos, creamos en todo tiempo.

Gloria a Dios Padre

y al Hijo que resucitó de entre los muertos, y al Espíritu Consolador, por los siglos de los siglos.

Amén.

Ave Maris Stella

Salve, Estrella del mar, Madre que diste a luz a Dios, quedando perpetuamente Virgen, feliz puerta del cielo.
Pues recibiste aquel Ave de labios de Gabriel, ciméntanos en la paz, trocando el nombre de Eva.
Desencadena a los reos, da luz a los ciegos, ahuyenta nuestros males, recábanos todos los bienes.
Muestra que eres Madre, reciba por tu mediación nuestras plegarias el que nacido por nosotros, se dignó ser tuyo.

Virgen singular, sobre todos suave, haz que libres de culpas, seamos libres y castos.
Danos una vida pura, prepara una senda segura, para que viendo a Jesús, eternamente nos gocemos.

Gloria sea a Dios Padre, Loor a Cristo altísimo, y al Espíritu Santo, a los tres un solo honor.
Amén.

DÍA 4°. El mundo está lleno de peligros y trampas

No pocas veces la “sabiduría” del mundo se opone a las verdades reveladas, a los dogmas y hasta a la moral.
Por eso la influencia mundana es maléfica, como asevera San León Magno: “Todo el mundo está lleno de peligros y de asechanzas: las pasiones excitan, el atractivo de los placeres nos prepara lazos, las ganancias adulan, las pérdidas abaten y las lenguas son amargas…”
El odio que tuvo el mundo contra los Apóstoles en esos tiempos alcanzó grados inconcebibles. No menos satánico fue el odio herético que se levantó más tarde contra los verdaderos cristianos. No nos hagamos ilusiones sobre la existencia del mismo odio incluso en el mundo actual…

No pido que los saques del mundo, sino que los preserves del Maligno. Ellos no son del mundo, como tampoco yo soy del mundo. (Jn 17, 11-19)

Es muy importante que focalicemos este versículo, pues donde quiera que nos encontremos, estamos en el mundo. Aunque en el retiro de la soledad nos exponemos menos, los males y errores del mundo no dejan de penetrar aún en los ambientes más religiosos. El mal existente en el mundo es tan variado y se presenta al mismo tiempo de tantas maneras distintas e insinuantes, que sus víctimas han sido innumerables; por eso es necesario conocer a fondo la verdad que subyace en este versículo. Jesús pide por los Apóstoles dado que este mundo es malo y ellos no pertenecen al mundo. Habiendo dado su adhesión a la palabra del Padre, comunicada por el Hijo, pasaron a ser miembros de la familia divina. Jesús repite afirmaciones anteriores para enfatizar cuánto rechazo deben inspirarnos las máximas del mundo: tendencias, pasiones, intereses, afectos, etc. Es decir, jamás será lícito admitir sus errores; he aquí otra razón para que el Señor nos haya enseñado a rezar: “líbranos del mal”.

Mons. João Scognamiglio Clá Días, EP
Comentario al Evangelio – Domingo VI de Pascua

Abrir chat
Powered by