fbpx

Fórmula de Consagración de sí mismo a Jesucristo, Sabiduría encarnada, por manos de María

Fórmula de Consagración de sí mismo a Jesucristo, Sabiduría encarnada, por manos de María

CONSAGRACIÓN

“Al cabo de estas tres semanas, se confesarán y comulgarán con la intención de darse a Jesucristo, en calidad de esclavos de amor, por las manos de María. Y después de la comunión, la cual procurarán hacer según el método que más adelante expresaré, recitarán la fórmula de la consagración, que
también encontrarán más adelante; será menester que ellos la escriban o la hagan escribir, si no está impresa, y que la firmen el mismo día que la hubieren hecho”.

“Será bueno que este día paguen algún tributo a Jesucristo y a su Santísima Madre, sea como penitencia de su infidelidad pasada a los votos de su bautismo, ya para protestar su dependencia del dominio de Jesús y de María. Ahora bien, este tributo será según la devoción y la capacidad de cada uno: como un ayuno, una mortificación, una limosna, o un cirio; aunque ellos no dieren más que un alfiler en homenaje, con tan buen corazón, es suficiente para Jesús, quien sólo mira la buena voluntad”.

“Todos los años al menos, en el mismo día, renovarán la misma consagración, observando las mismas prácticas durante tres semanas. Podrán incluso todos los meses, y aun todos los días, renovar todo lo que han hecho con estas pocas palabras: “Yo soy todo vuestro, y todo lo que tengo os pertenece”, oh mi
amable Jesús, por medio de María, vuestra Santa Madre”.

San Luis María Grignion de Montfort

Abrir chat
Powered by